Buscador
Buscador

Claves de la reforma

Gracias a una reforma integral, en la que se cambió la distribución para dejarlo diáfano, este apartamento ha ganado espacio y luz.

15/02/2018

Este pequeño apartamento, ubicado en pleno centro de Madrid, multiplicó sus escasos 40 m² gracias a una acertada reforma, llevada a cabo por la arquitecta Blanca San Martín. El proyecto se centró en reorganizar el espacio disponible con el fin de hacerlo mucho más funcional y aprovecharlo mejor. Para ello, se eliminó un largo pasillo que comunicaba con el vestíbulo; se derribaron los tabiques del salón y la cocina; el baño se cambió de ubicación y se modificó el acceso al dormitorio.

Con la nueva distribución, el salón y la cocina quedaron unidos en un espacio prácticamente diáfano, lo que ayudó a que ganasen luminosidad. Para delimitarlos visualmente, se hizo una estantería de obra y se colocó un pequeño comedor perpendicular a ella. La zona de estar quedó ubicada en el centro de la casa, funcionando como una especie de distribuidor, mientras que la cocina se situó a la entrada y se independizó de ésta con un cristal mate de suelo a techo.

Desde el salón, un pequeño pasillo conduce al baño y al dormitorio. En éste, se aprovechó una esquina para instalar un cómodo vestidor abierto que, al no tener puertas, ocupa menos espacio que los típicos armarios. Para potenciar la luz y dar sensación de mayor amplitud, se utilizó el blanco –combinado con detalles en rojo y negro– en las paredes, el suelo –una tarima laminada en pino blanqueado– y el mobiliario, excepto el baño. En éste se creó una nota de contraste revistiendo las paredes y el suelo con losetas negras que le aportan un toque masculino. Como no era muy amplio, se puso una ducha acristalada y, en lugar de un mueble bajolavabo, se optó por un lavabo suspendido, un pequeño contenedor y un cesto.

Ver más articulos